Quien no es envidiado, no es digno de serlo.

— Esquilo —

Imagen Del Día