Quienes se lucran de miseria no merecen respeto

— Pablo Hasél —