El hombre es capaz de llegar, impávido, al martirio; pero retrocede confuso ante el ridículo.

— Anónimo —