El pobre Dios tan solo tan sin nadie y tan sin vírgenes

— Mario Benedetti —