Que la mortalidad se rinda y se haga dulce al chocar con el labio y con la lágrima

— Beatriz Villacañas —