Quien quiere ahogar a su perro dice que está rabioso.

— Moliere —