Sin persianas ni visillos, la realidad resultaría insoportable.

— Andrés Rábago García —