El dolor, cuando no se convierte en verdugo, es un gran maestro

— Concepción Arenal —