El verdadero amante ansía la tribulación como el rebelde anhela el perdón y el pecador la misericordia.

— Bahá'u'lláh —