En los campos ajenos, la cosecha siempre es más abundante.

— Ovidio —