El grado de pudor de una persona mide exactamente su valor espiritual

— Søren Kierkegaard —