Dios favorece al hombre alegre

— Juan Bosco —