La mejor manera de defender los secretos propios es respetando los ajenos

— José Saramago —