Tú puedes ser invencible, si no te enganchas en combate alguno cuya victoria no dependa de ti.

— Epicteto —