Aunque sea un acto inútil, el esfuerzo que le pones se queda dentro tuyo.

— Haruki Murakami —