La corona de un buen renombre es la de mayor nobleza

— Talmud —