-Eso era un enano, ¿verdad? -dijo Sybil, acunando al Joven Sam-. ¿Uno de esos profundos?

— Terry Pratchett —