Poco vales si tu muerte es deseada por muchas personas

— Santiago Ramón y Cajal —