Cada hombre se dirige a sí mismo a su gusto

— Virgilio —