Tus penas eran mis penas, las mías, tuyas. Si no estabas tú contenta, yo no lo estaba

— Bertolt Brecht —