Contemplado el mundo se puede dudar de la mujer; pero ya no es posible dudar más mirando la propia madre.

— Henri Lacordaire —