La edad no protege contra la tontería.

— Sigmund Freud —