Muchos jueces son incorruptibles, nadie puede inducirlos a hacer justicia.

— Bertolt Brecht —