Los buenos son los que se contentan con soñar aquello que los malos hacen realidad.

— Sigmund Freud —