Las pasiones carnales tienen demasiado señorío sobre nosotros

— Tomás de Kempis —