Mi buen corazón te perdonó, porque tu alma era preciosa para mí

— Tomás de Kempis —