Me duele el dolor del hombre con su eterna fatiga de deseos y su relatividad última.

— Luis Alberto Costales —