Juzgamos las acciones humanas no por lo que son, sino por el disgusto o el placer que lo causan.

— Anatole France —