Al pasar un barco entre dos casas, parece un barco de teatro entre bastidor y bastidor.

— Ramón Gómez de la Serna —