En este mundo, nada hay tan cruel como la desolación de no desear nada

— Haruki Murakami —