El trabajador pone su vida en el objeto, pero a partir de entonces ya no le pertenece a él, sino al objeto

— Karl Marx —