Sentado en una barril de pólvora y fumándo cartuchos de dinamita.

— Alfonso Lanzagorta —