El sentimiento es una flor delicada, manosearla es marchitarla.

— Mariano José de Larra —