Es un gran obstáculo para la felicidad esperar demasiado.

— Bernard le Bovier de Fontenelle —