Desde que los hombres perdieron el temor a Dios, pasaron a temer a las cámaras.

— Milan Kundera —