No creo en el remordimiento: es una palabra de melodrama que jamás consideré auténtica.

— Gustave Flaubert —