Para la codicia nada es sagrada. Si el Ave Fénix cayerá en sus manos, se la comiera o la vendiera.

— Juan Montalvo —