A partir de cierto punto no hay retorno. Ese es el punto que hay que alcanzar.

— Franz Kafka —