Tanto sufrimiento fue un entrenamiento para saberte valorar

— Pablo Hasél —