¡Qué indefenso está el hombre ante los elogios!

— Milan Kundera —