Todo lo que vive, no vive sólo, ni para sí mismo.

— William Blake —