Por la debilidad de la naturaleza humana, los remedios son siempre más lentos que los males

— Tácito —