Jamás hallé compañera más sociable que la soledad.

— Henry David Thoreau —