Demasiado poco valor es cobardía y demasiado valor es temeridad.

— Aristóteles —