En la máquina social hay que ser motor, no rueda, personalidad, no persona

— Santiago Ramón y Cajal —