Nada existe más dulce que la miel. Excepto el dinero.

— Benjamín Franklin —