La corrupción del gusto forma parte de la industria de los dólares y hace juego con ella.

— Edgar Allan Poe —