Viven más contentos aquellos en quienes jamás puso los ojos la fortuna, que los otros de quienes los apartó.

— Séneca —