No hay condición tan baja que no tenga esperanzas, ni ninguna tan alta que no inspire temor.

— Lin Yutang —