El hombre airado no es capaz de buena defensa.

— Ramón Llull —