He obedecido una vez sin razón a la llamada de la campanilla nocturna; es irreparable para siempre

— Franz Kafka —