El matrimonio, como los injertos, prende bien o prende mal.

— Victor Hugo —