Mi psicoanalista es mi máquina de escribir.

— Ernest Hemingway —