Cuanto más grande es la prueba, más glorioso es el triunfo.

— William Shakespeare —