El trabajo que nunca se empieza es el que tarda más en finalizarse.

— J. R. R. Tolkien —