Las canas ya no se respetan. Se tiñen.

— Woody Allen —