¡Maldita sea, siempre votáis para hacer daño!

— José Miguel Monzón Navarro —