El actor se convierte en un atleta emocional. El proceso es doloroso – mi vida personal sufre.

— Al Pacino —