Cuanto más altos estamos, más debemos bajarnos hacia nuestros inferiores.

— Cicerón —