Por beber tanto que he embotado el límite de mis percepciones...

— Ernest Hemingway —