La policía y los jesuitas tienen la virtud de no abandonar jamás ni a sus enemigos ni a sus amigos

— Honoré de Balzac —