Tu puedes llorar, no hay ninguna vergüenza en eso.

— Will Smith —