Si quieres que tu secreto sea guardado, guárdalo tú mismo.

— Séneca —