A un pueblo no se le convence sino de aquello de que quiere convencerse.

— Miguel de Unamuno —