No me grites, dijo el sordo.

— Joaquín Sabina —