El hombre es un ser racional, y, en cuanto tal, recibe de la ciencia el alimento y la nutrición que le corresponde. Pero tan escaso es el alcance de la mente humana que poca satisfacción puede esperarse en este punto, ni del grado de seguridad, ni de la extensión de sus adquisiciones.
David Hume

Frases de David Hume - El hombre es un ser racional, y, en cuanto tal, recibe de la ciencia el alimento y la nutrición que le corresponde. Pero tan escaso es el alcance de la mente humana que poca satisfacción puede esperarse en este punto, ni del grado de seguridad, ni de la extensión de sus adquisiciones.

Más Frases


A través de la paz interior se puede conseguir la paz mundial. Aquí la responsabilidad individual es bastante clara ya que la atmósfera de paz debe ser creada dentro de uno mismo, entonces se podrá crear en la familia y luego en la comunidad
Dalai Lama
Las mujeres feas son celosas de sus maridos. Las bonitas no tiene tiempo, ¡están siempre tan ocupadas en estar celosas de los maridos de los demás...!
Oscar Wilde
Lo cierto es que fueron muchos los que pronunciaron ese nombre en la antigüedad.
Miguel Servet
El paraíso no era un lugar soportable, de lo contrario el primer hombre se hubiera adaptado a él; este mundo tampoco lo es, ya que en él se añora el paraíso o se da otro por seguro. ¿Qué hacer? ¿Dónde ir? No hagamos nada, no vayamos a ningún sitio, así, sin más.
Emil Cioran
Dos veces vence el que se vence a sí mismo.
Publilio Siro
El amor es la respuesta, y tú lo sabes a ciencia cierta
John Lennon
La ausencia disminuye las pequeñas pasiones y aumenta las grandes, lo mismo que el viento apaga las velas y aviva las hogueras.
François de La Rochefoucauld
Nunca pensé en perder, pero ahora que 's ha pasado, lo único que es hacer las cosas bien. Esa es mi obligación de todas las personas que creen en mí. Todos tenemos que tomar las derrotas en la vida.
Muhammad Alí
Cuando la política tiene por objeto, bajo nombres de libertad, el reemplazo en el poder de los autoritarios arrellanados por los autoritarios hambrientos, el deber del hombre honrado no será nunca, ni aun con esa excusa, el de echarse a un lado de la política, para dejar que sus parásitos la gangrenen.
José Martí
Se decía de un hombre muy egoísta: pegaría fuego a nuestra casa para freír un par de huevos
Nicolas Chamfort