Henry Ford El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia
El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia
Henry Ford

Frases de Henry Ford - El fracaso es una gran oportunidad para empezar otra vez con más inteligencia

Más Frases


La mentalidad de tropas mercenarias. En diferentes batallas hemos hecho gran número de prisioneros, y estos elementos, al incorporarse al Ejercito Rojo, traen consigo una marcada mentalidad mercenaria, creando así en los niveles inferiores un terreno favorable al punto de vista militar.
Mao Zedong
¿Tu a que te dedicas?, y el dice, soy un patrás. ¿Y que es un patrás?, y el dice, pues me pongo detrás del camión y grito ¡patrás, patrás!.
Woody Allen
Yo no quiero París con aguacero, ni Venecia sin ti.
Joaquín Sabina
La fidelidad es tener fe, ser fiel a alguien, pero en un sentido más amplio: tener fidelidad a su afecto, a sus gustos, hacer las cosas por cariño, por interés de verla vivir mejor, pero no exclusivamente en el terreno sexual
Fernando Savater
Consiguió todos los sufragios quien unió lo útil con lo agradable
Horacio
El consenso más importante de la sociedad moderna es la organización del tránsito. La manera como puede interrelacionarse una marea de desconocidos que comparten un mismo camino y viajan casi todos sin incidentes. Con un conductor disidente hay suficiente para crear anarquia.
Chuck Palahniuk
Gracias... Totales.
Gustavo Cerati
La naturaleza misma ha impreso en la mente de todos la idea de un Dios.
Cicerón
El profesor que realmente enseña, es decir, que trabaja los contenidos en el marco del rigor del pensar acertado, niega, por falsa, la fórmula farisaica, del haga lo que mando y no lo que hago. Quien piensa acertadamente está cansado de saber que las palabras a las que les falta la corporeidad del ejemplo poco o casi nada valen.
Paulo Freire
Todo cuanto deseamos honestamente se reduce a estos tres objetos principales, a saber, entender las cosas por sus primeras causas, dominar las pasiones o adquirir el hábito de la virtud y, finalmente, vivir en seguridad y con un cuepo sano.
Baruch Spinoza