Éramos cuatro muchachos. Conocí a Paul, lo invité a unirse a mi banda. Después se unió George y después Ringo. Éramos un grupo que se hizo muy, muy grande, eso es todo
John Lennon

Frases de John Lennon - Éramos cuatro muchachos. Conocí a Paul, lo invité a unirse a mi banda. Después se unió George y después Ringo. Éramos un grupo que se hizo muy, muy grande, eso es todo

Más Frases


Las mentiras son las mentiras, pero todo tiene su tiempo de ser creído.
Javier Marías
Nada de nada; es todo. Así te quiero, nada. ¡Del todo!..Para nada.
Oliverio Girondo
La densidad de la historia no determina ninguno de mis actos. Yo soy mi propio fundamento. Yo introduzco el ciclo de mi libertad superando el dato histórico, instrumental
Frantz Fanon
A algunos se les considera grandes porque también se cuenta el pedestal.
Séneca
¿Qué casual que casualmente pasen tantas casualidades?
Groucho Marx
Apearse es: mientras el río de humanidad continúa históricamente adelante, yo me siento en la cuneta y los veo pasar. Porque no necesito adicciones, me quedo con todo lo que ha hecho la humanidad hasta ahora, durante muchos años
José Luis Sampedro
¿Te falta algo? ¿te sientes solo? No importa, pues un corazón grande se llena con poco
Xhelazz
La muerte, que es una causa de terror para el pecador, es un momento de bendición para aquel que ha caminado por el sendero recto, cumpliendo plenamente sus deberes durante el tránsito por la vida, rezando las oraciones de la mañana y de la noche, aproximándose frecuentemente a la sagrada eucaristía, y realizando obras buenas y misericordiosas.
James Joyce
La organización de este torneo (Buenos Aires 1939), único en cuanto a sus proporciones en la historia ajedrecística, demuestra también que el gran sentido cultural de nuestro juego -que asocia tan felizmente los elementos del deporte y de las artes- es en la hora actual reconocido sin discusión por el mundo entero.
Alexander Alekhin
Si me hubiese quedado tranquilo en mi casa en vez de irme a sufrir por el mundo, ¡no me habría ahorrado pocas penas y pocos zapatos!
Henrik Ibsen