Por casualidad comencé a actuar como una profesión: en 1946, después de la guerra, estaba almorzando con mi primo, que era el embajador de Italia, y me preguntó: ¿Qué vas a hacer ahora que estás sin uniforme? Yo dije, soy bastante ingenioso, y puedo imitar a la gente, y él dijo: ¿Has pensado en ser actor?.
Christopher Lee

Frases de Christopher Lee - Por casualidad comencé a actuar como una profesión: en 1946, después de la guerra, estaba almorzando con mi primo, que era el embajador de Italia, y me preguntó: ¿Qué vas a hacer ahora que estás sin uniforme? Yo dije, soy bastante ingenioso, y puedo imitar a la gente, y él dijo: ¿Has pensado en ser actor?.

Más Frases


También el jugador es prisionero de otro tablero de negras noches y de blancos días.
Jorge Luis Borges
Hay gente que detesta lo que hago y gente a la que le encanta. No hay nada que pueda hacer yo. Tengo que aceptarlo.
Paul Auster
Apple es una compañía que sencillamente quiere hacer los mejores productos para los usuarios. ¡Sencillamente intentamos hacer los mejores productos para la gente! ¡Si lo conseguimos, ellos lo compran! ¡Si no lo conseguimos... ellos no lo compran! Y por lo que estamos viendo, ¡Parece que a los clientes les encanta el iPad!
Steve Jobs
El método analítico es dialéctico. Por análisis entendemos analizar las contradicciones en las cosas. ningún análisis acertado es posible sin un conocimiento íntimo de la vida, ni una comprensión real de las contradicciones de que se trata.
Mao Zedong
Las pruebas pesan más en la balanza que los más elocuentes discursos.
John Ruskin
Los hombres no entran en razón mientras no padecen.
Manuel Belgrano
Ninguno ignora todo, ninguno lo sabe todo. Por eso aprendemos siempre.
Paulo Freire
Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.
Aristóteles
La vida es un tránsito; el mundo es una sala de espectáculos; el hombre entra en ella, mira y sale.
Demócrito
No hay virtud tan fuerte que pueda estar segura contra la tentación
Immanuel Kant