Si la Torre Eiffel representara la edad del mundo, la capa de pintura en el botón del remache de su cúspide representaría la parte que al hombre le corresponde de tal edad; y cualquiera se daría cuenta que la capa de pintura del remache es la razón por la cual se construyó la Torre
Mark Twain

Frases de Mark Twain - Si la Torre Eiffel representara la edad del mundo, la capa de pintura en el botón del remache de su cúspide representaría la parte que al hombre le corresponde de tal edad; y cualquiera se daría cuenta que la capa de pintura del remache es la razón por la cual se construyó la Torre

Más Frases


Errar es humano, pero echarle la culpa a otro es más humano todavía.
Les Luthiers
Para llevar una vida feliz es esencial una cierta capacidad de tolerancia al aburrimiento. La vida de los grandes hombres sólo ha sido emocionante durante unos pocos minutos trascendentales. Una generación que no soporta el aburrimiento será una generación de escaso valor.
Bertrand Russell
El hombre normal no duda ante nada y no sospecha nada
Henri-Frédéric Amiel
Muchas veces, en muchos casos, es una gran piedad no dar esperanzas
Amado Nervo
El escenario de mi cuento es esta tierra, en la que actualmente vivimos. Pero el período histórico es imaginario
J. R. R. Tolkien
Las cosas siempre suceden, las más hermosas son sin querer... Qué suerte que hoy la alegría tiene tu nombre y tu piel.
Fito Páez
No hay orden o religión tan santa ni lugar tan secreto donde no haya tentaciones y adversidades
Tomás de Kempis
Hablar es existir absolutamente para el otro
Frantz Fanon
Vivo en un país libre, cual solamente puede ser libre en esta tierra, en este instante, y soy feliz porque soy gigante. Amo a una mujer clara que amo y me ama sin pedir nada, o casi nada, que no es lo mismo pero es igual
Silvio Rodríguez
Jesús va al desierto y allí experimenta la tentación de dejar el camino indicado por el Padre para seguir otros caminos más fáciles y mundanos. Así Él se carga de nuestras tentaciones, porta consigo nuestra miseria para vencer al maligno y abrirnos al camino hacia Dios, el camino de la conversión.
Benedicto XVI