(I). Los dos protagonistas del diálogo son Sofía y Saulino. Sofía es la sabiduría humana, mundana, mediante la cual el hombre accede a la sabiduría superior o supramundana que es la providencia y verdad misma, en suma: la divinidad en la medida en qué es accesible el entendimiento humano.
Giordano Bruno

Frases de Giordano Bruno - (I). Los dos protagonistas del diálogo son Sofía y Saulino. Sofía es la sabiduría humana, mundana, mediante la cual el hombre accede a la sabiduría superior o supramundana que es la providencia y verdad misma, en suma: la divinidad en la medida en qué es accesible el entendimiento humano.

Más Frases


He llegado a un paso de todo. Y aquí me quedo, lejos de todo, un paso.
Antonio Porchia
En el gobierno, para que uno pueda hacer el cincuenta por ciento de lo que uno quiere, ha de permitir que los demás hagan el otro cincuenta por ciento de lo que ellos quieren. Hay que tener la habilidad para que el cincuenta por ciento que le toque a uno sea lo fundamental.
Juan Domingo Perón
La independencia del entorno logra una relativa estabilidad ante un golpe duro, las privaciones, los palos, las frustraciones y cosas parecidas. Estas personas pueden mantener una serenidad relativa en medio de circunstancias que a otras personas las podría llevar al suicidio. También se les describe como autosuficientes.
Abraham Maslow
¿Qué son un millón de hombres comparados con uno como yo?
Marlene Dietrich
La avaricia, o el deseo de lucro, es tan universal como la pasión, que actúa en todos los lugares y sobre todas las personas
David Hume
En el Estado hay personalidades de las que nada se sabe, sino que no debemos ofenderlas.
Karl Kraus
Tú puedes ser invencible, si no te enganchas en combate alguno cuya victoria no dependa de ti.
Epicteto
... las acciones humanas o bien carecen de toda vileza al proceder de una causa tan buena o, si la tuvieran, han de involucrar al autor en la misma culpa, en tanto que se reconozca que, en última instancia, es su causa y autor.
David Hume
El objetivo del juego no es la victoria, sino el arte
Alexander Alekhin
Ten paciencia, alma mía: tú has sufrido cosas peores
Homero