Entrego mi alma a la misericordia de Dios, a través de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, y exhorto a mis queridos hijos a tratar humildemente de conducirse por las enseñanzas del Nuevo Testamento.
Charles Dickens

Frases de Charles Dickens - Entrego mi alma a la misericordia de Dios, a través de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, y exhorto a mis queridos hijos a tratar humildemente de conducirse por las enseñanzas del Nuevo Testamento.

Más Frases


Por una errata no puede tirarse la máquina de escribir por la ventana
Pablo Castellano Cardalliaguet
No se nos otorgará la libertad externa más que en la medida exacta en que hayamos sabido, en un momento determinado, desarrollar nuestra libertad interna.
Mahatma Gandhi
Nada tiene más éxito que el éxito.
Charles Maurice de Talleyrand
¡No me seas comodón! No esperes el año nuevo para tomar resoluciones: todos los días son buenos para las decisiones buenas.
Josemaría Escrivá de Balaguer
El rock se está fosilizando; necesita sangre nueva, y la new wave nacerá de la fusión del rock y la música de baile.
David Bowie
Ése es uno de los caprichos de la oportunidad. Tiene el curioso hábito de aparecer por la puerta de atrás, y a menudo viene disimulada con la forma del infortunio, o de la frustración temporal. Tal vez por eso hay tanta gente que no consigue reconocerla
Napoleon Hill
Nuestros sentidos nos permiten percibir sólo una pequeña porción del mundo exterior
Nikola Tesla
La acción sin filosofía es un arma letal, la filosofía sin acción es inútil
Soichiro Honda
Mi niñez se inclina a mi lado. Demasiado lejos para que yo apoye una mano en ella por una vez ligeramente.
James Joyce
Así pues, la poesía, considerada como un vehículo del pensamiento, es especialmente impresionante debido, en parte a que obedece todas las leyes de intervención eficaz, y en parte porque al hacerlo se imita a la naturaleza mediante expresiones de emoción.
Herbert Spencer