La ilusión de una morada en el tiempo es el deseo de hombres y mujeres. La esperanza y el instante de la felicidad, únicos asideros para vivir esta errancia sin fin. Y la cultura, para muchos, la salvación de toda tragedia: vivir en cualesquiera de los géneros teatrales, pero no vivir muerto
Octavio Paz

Frases de Octavio Paz - La ilusión de una morada en el tiempo es el deseo de hombres y mujeres. La esperanza y el instante de la felicidad, únicos asideros para vivir esta errancia sin fin. Y la cultura, para muchos, la salvación de toda tragedia: vivir en cualesquiera de los géneros teatrales, pero no vivir muerto

Más Frases


Tener gran confianza... Quiere su Majestad y es amigo de ánimas animosas, como vayan con humildad y ninguna confianza e sí.
Santa Teresa de Jesús
La primera ley de la amistad es pedir a los amigos cosas honradas; y sólo cosas honradas hacer por ellos.
Cicerón
Siendo propiedad del Señor Jesucristo a gran precio adquirida, no debemos ser esclavos de Satanás ni de hombre, sino señores verdaderamente libres que no sirven al pecado sino al Señor Jesús
Martín Lutero
La política es el campo de trabajo para ciertos cerebros mediocres.
Friedrich Nietzsche
La base de nuestros sistemas políticos es el derecho del pueblo a hacer y modificar sus constituciones de Gobierno
George Washington
Les he planteado a algunos que gobiernan lo siguiente: una cosa es tener el poder en las manos y otra es incidir. No perdono un gobierno que me diga que no tenemos recursos porque somos pobres. No, tienen el poder en sus manos: o son consecuentes o no tienen voluntad política.
Rigoberta Menchú
Dios, gran principio de todos los principios y que jamás tuvo principio, ¿podría concebirse a sí mismo, si para ello tuviera necesidad de conocer su propio principio?
Giacomo Casanova
El orden y la conexión de las ideas es lo mismo que el orden y la conexión de las cosas.
Baruch Spinoza
Para el científico, la universalidad de las leyes físicas hace que el cosmos sea un lugar maravillosamente simple.
Neil DeGrasse Tyson
El auténtico observador contempla tranquila y despreocupadamente los nuevos tiempos revolucionarios
Novalis