Y cuando sus alas te envuelvan, cede a él, aunque la espada oculta entre sus plumas pueda herirte
Jalil Gibran

Frases de Jalil Gibran - Y cuando sus alas te envuelvan, cede a él, aunque la espada oculta entre sus plumas pueda herirte

Más Frases


Pero la vida de ella era fría como una buhardilla, con tragaluz al norte y donde el hastío, araña silenciosa, tejía su tela en la penumbra por todos los rincones de su corazón.
Gustave Flaubert
¿Cómo comer sin ti, sin la piadosa costumbre de tus alas que refrescan el aire y renuevan la luz?
Antonio Gala
El capitalista es un señor que al hablar con vosotros se queda con vuestras cerillas.
Ramón Gómez de la Serna
¡Cuantas tonterías humanas se encierran en ese recipiente que lleva como rótulo: libertad!
Honoré de Balzac
Realmente, no sé si con justicia o no, a mí no me admira el ingenio, porque se ve que hay muchos hombres ingeniosos en el mundo. Tampoco me asombra que haya gente con memoria, por grande y portentosa que sea, ni que haya calculadores; lo que más me asombra es la bondad, y esto lo digo sin el menor asomo de hipocresía.
Pío Baroja
La libertad no se conquista de rodillas, sino de pie, devolviendo golpe por golpe, infringiendo herida por herida, muerte por muerte, humillación por humillación, castigo por castigo. Que corra la sangre a torrentes, ya que ella es el precio de su libertad
Ricardo Flores Magón
La Auto-Educación es, estoy convencido, el único tipo de educación que existe
Isaac Asimov
Los dioses: someternos
Fernando Pessoa
Las personas con lesiones en el lóbulo frontal son aparentemente normales, pero toman decisiones equivocadas.
Eduardo Punset
Una nación no es conglomerado accidental y efímero, sino una comunidad estable de hombres
Iósif Stalin