La desgracia destroza el carácter del hombre. Pero la maldad le hace más desgraciado. Muchos son desgraciados sólo porque son malos. A todos nuestra parte de maldad nos hace desgraciados
Fiódor Dostoyevski

Frases de Fiódor Dostoyevski - La desgracia destroza el carácter del hombre. Pero la maldad le hace más desgraciado. Muchos son desgraciados sólo porque son malos. A todos nuestra parte de maldad nos hace desgraciados

Más Frases


El Partido bolchevique luchó obstinadamente durante años por el derecho de autodeterminacion.
León Trotski
No perdiste a nadie, el que murió, simplemente se nos adelantó, porque para allá vamos todos. Además lo mejor de él, el amor, sigue en tu corazón
Facundo Cabral
No partimos de lo que los hombres dicen, piensan, o imaginan, para llegar a los hombres de carne y hueso. Partimos de los hombres realmente activos y estudiamos el desarrollo de los reflejos y ecos ideológicos de sus verdaderos procesos vitales como nacidos de estos procesos vitales
Karl Marx
La superstición es más perjudicial para Dios que el ateísmo.
Denis Diderot
Es un bosque que navega y se balancea sobre las olas, un bosque en donde, sin saberse cómo, comenzaron a cantar pájaros, debían de estar escondidos por ahí y de repente decidieron salir a la luz, tal vez porque la cosecha ya esté madura y es la hora de la siega...
José Saramago
Siempre y cuando tengamos una posibilidad todavía tenemos que luchar por ella.
Xabi Alonso
Ninguno puede ser feliz si no se aprecia a sí mismo
Jean-Jacques Rousseau
Mi punto de vista es que si tu filosofía no se actualiza cada día, estás cegado a todo lo que el universo puede ofrecerte.
Neil DeGrasse Tyson
Democracia significa gobierno por los que no tienen educación, y aristocracia significa gobierno por los mal educados.
Gilbert Keith Chesterton
Me inclino ante el recuerdo, ante el recuerdo de cada ser humano. Y no oculto la aversión que siento ante todos los que se toman la libertad de intervenir quirúrgicamente en los recuerdos, hasta que se parezcan a los recuerdos de los demás. (1970).
Elias Canetti