Después de un fracaso, los planes mejor elaborados parecen absurdos
Fiódor Dostoyevski

Frases de Fiódor Dostoyevski - Después de un fracaso, los planes mejor elaborados parecen absurdos

Más Frases


¿Es imaginable un ciudadano que no posea un alma de asesino?
Emil Cioran
La Corona, símbolo de la permanencia y unidad de la Patria, no puede tolerar, en forma alguna, acciones o actitudes de personas que pretendan interrumpir por la fuerza el proceso democrático que la Constitución, votada por el pueblo español, determinó en su día a través de referéndum.
Juan Carlos de Borbón
Es deseable tener amigos cuando surge una necesidad; feliz aquel que está contento con cualquier cosa que haya; el mérito obtenido es agradable (consolador) cuando el fin de la vida se avecina; feliz es el abandono de todos los sufrimientos.
Buda Gautama
Es feliz, por tanto, el que tiene un juicio recto; es feliz el que está contento con las circunstancias presentes, sean las que quieran, y es amigo de lo que tiene; es feliz aquel para quien la razón es quien da valor a todas las cosas de su vida
Séneca
Fui analfabeto hasta los 14 años, por eso cuando me dicen no puedo, yo les digo no jodas
Facundo Cabral
Me dicen que estoy enamorado de mí mismo. Y es así realmente, porque estoy enamorado de ti; amándote, tengo que amar todo lo que te pertenece, y, por lo tanto, debo amarme a mi mismo.
Søren Kierkegaard
¡Los suspiros son aire y van al aire! ¡Las lágrimas son agua y van al mar! Dime, mujer, cuando el amor se olvida ¿sabes tú adónde va?
Gustavo Adolfo Bécquer
Considerando. pues, que nuestro Salvador ha negado que su Reino sea de este mundo, considerando que ha dicho que Él no vino a juzgar, sino a salvar al mundo, no nos ha hecho estar sujetos a más leyes que a las del Estado.
Thomas Hobbes
Los libros siempre hablan de otros libros y cada historia cuenta una historia que ya se ha contado.
Umberto Eco
Diríjase a toda mujer como si estuviera enamorado de ella y a todo hombre como si le estuviera molestando a usted. Y pronto tendrá fama de poseer el más exquisito trato social.
Oscar Wilde