Usted puede tener una revolución donde quieras, excepto en una oficina del gobierno, e incluso fuera del mundo para llegar a su fin, usted tiene que destruir el universo y luego las oficinas del gobierno.
Karel Capek

Frases de Karel Capek - Usted puede tener una revolución donde quieras, excepto en una oficina del gobierno, e incluso fuera del mundo para llegar a su fin, usted tiene que destruir el universo y luego las oficinas del gobierno.

Más Frases


Mediante el trabajo ha sido como la mujer ha podido franquear la distancia que la separa del hombre. El trabajo es lo único que puede garantizarle una libertad completa.
Simone de Beauvoir
La hora del amanecer es aquella en que el crimen pesa, la orgía se halla extenuada y hasta la desolación encuentra un albergue.
Benjamín Disraeli
Ninguna mentira vive para siempre.
Martin Luther King
Sueño, esos pedacitos de muerte. ¡Como los odio!
Edgar Allan Poe
Ser internacionalista es saldar nuestra propia deuda con la humanidad. Quien no sea capaz de luchar por otros, no será nunca suficientemente capaz de luchar por sí mismo.
Fidel Castro
El mundo ha perdido muchos valores, especialmente los de la comunicación, la memoria. A veces nuestros propios pueblos pierden su memoria histórica y no tienen toda la culpa, pues las editoriales no publican sus libros y los medios de comunicaciones crean solo fantasías de intrigas, de odios, de rencores o, simplemente, silencio.
Rigoberta Menchú
Hacia tus pies resbalo, a las ocho aberturas, de tus dedos agudos, lentos, peninsulares, y de ellos el vacío de la sábana blanca caigo, buscando ciego y hambriento tu contorno de vasija quemante.
Pablo Neruda
Para conseguir la verdad con certeza en estos juicios –y no en los otros–, es para lo que el hombre, que busca la verdad en todas sus especulaciones, necesita de los cánones de la lógica.
Al-Farabi
Los hombres pueden dividirse en tres clases: los que creen ser donjuanes, los que creen haberlo sido y los que creen haberlo podido ser, pero no quisieron.
José Ortega y Gasset
La gloria es una carga pesada, un veneno que asesina, y soportarla es un arte.
Oriana Fallaci