El amor le pareció curiosamente semejante a algo... ¡A la comida! Sentimos su fuerza mientras está en la mesa, luego en el estómago, a continuación en la sangre de otra forma, hasta que se transforma en células. Estas células se renuevan con el paso del tiempo sin que queden huellas de las mismas.
Naguib Mahfuz

Frases de Naguib Mahfuz - El amor le pareció curiosamente semejante a algo... ¡A la comida! Sentimos su fuerza mientras está en la mesa, luego en el estómago, a continuación en la sangre de otra forma, hasta que se transforma en células. Estas células se renuevan con el paso del tiempo sin que queden huellas de las mismas.

Más Frases


El que se erige en juez de la verdad y el conocimiento es desalentado por las carcajadas de los dioses.
Albert Einstein
La Tierra no pertenece a nadie, salvo al viento. XV Cumbre del Cambio Climático en Copenhague, 17 de diciembre de 2009.
José Luis Rodríguez Zapatero
Una mente abierta puede cambiar el mundo
V De Vendetta
El que ama, se hace humilde. Aquellos que aman, por decirlo de alguna manera, renuncian a una parte de su narcisismo.
Sigmund Freud
La gente que está tratando de hacer este mundo peor no toman ni un día libre, ¿cómo podría tomarlo yo? Hay que iluminar la oscuridad.
Bob Marley
He escuchado que hay más de un tipo de problema. Algunos vienen por delante y otros vienen por detrás. Pero he comprado un gran bate. Estoy preparado, como ves. Ahora mis problemas tendrán problemas conmigo!
Dr. Seuss
Yo nunca hablo de 'Harry Potter', porque creo que les robaría a los niños algo que es privado para ellos. Creo que demasiadas cosas se explican, por lo que no me gusta hablar de ello.
Alan Rickman
Me di cuenta el otro día que he vivido en Nueva York más de lo que he vivido en ningún otro lugar. Es increíble: Soy un neoyorquino. Es extraño; Nunca pensé que lo iba a ser.
David Bowie
La cultura me persigue... pero yo soy más rápido.
Anónimo
Cuanto más se acerca un hombre a la tragedia, más intensa es su concentración de emoción en el punto fijo de su compromiso, es decir, tanto más se acerca a lo que en la vida llamamos fanatismo
Arthur Miller