Érase un hombre que amaba a su hijo más que a la vida. Érase un niño que amaba a su padre más que a la muerte.
Orson Scott Card

Frases de Orson Scott Card - Érase un hombre que amaba a su hijo más que a la vida. Érase un niño que amaba a su padre más que a la muerte.

Más Frases


Todo llega si uno simplemente espera.
Benjamín Disraeli
¿Tanta tecnología para que? Para mentes tan vacias
Pablo Hasél
...no sólo tenemos que vigilar a los poetas y obligarles o a representar en sus obras modelos de buen carácter o a no divulgarlas entre nosotros, sino que también hay que ejercer inspección sobre los demás artistas...
Platón
La creación de mil bosques está contenida en una bellota.
Ralph Waldo Emerson
La ocupación más propia del hombre civilizado es la de no hacer nada.
Théophile Gautier
Si el lema de 'Arriba España', que hoy gritan con emoción muchos, muchos que no son ni serán fascistas, lo hubieran adoptado los del bando de enfrente, el tanto por ciento de sus probabilidades de triunfar hubiera sido, por este simple hecho, infinitamente mayor
Gregorio Marañón
El violín es el símbolo principal, el arco es algo personal pero el violín es el alma de la humanidad. Además, el pequeño pedazo de madera que sostiene la tapa es el alma... Y el ajuste del alma es una cosa muy delicada porque el menor movimiento que no permite la adhesión completa impide que la sonoridad se exprese por completo.
Yehudi Menuhin
Leer demasiados libros es peligroso.
Mao Zedong
No existe el presente: Lo que así llamamos no es otra cosa que el punto de unión del futuro con el pasado.
Michel de Montaigne
Cuando se está enamorando empieza uno por desilusionarse a sí mismo y acaba por desilusionar a la otra parte interesada.
Oscar Wilde