Los seres humanos sufren agonías y sus tristes destinos se vuelven leyendas; poetas escriben versos sobre ellos y dramaturgos componen dramas, y el recuerdo del dolor pasado se convierte en una fuente de placer presente - tal es la extraña alquimia del espíritu.
Upton Sinclair

Frases de Upton Sinclair - Los seres humanos sufren agonías y sus tristes destinos se vuelven leyendas; poetas escriben versos sobre ellos y dramaturgos componen dramas, y el recuerdo del dolor pasado se convierte en una fuente de placer presente - tal es la extraña alquimia del espíritu.

Más Frases


Tengan presente que trabajan por Dios y para Dios y de este modo trabajarán con celo y con gusto en medio de los sinsabores y espinas que ofrece el grave cargo del magisterio.
Jerónimo Usera
Ejercía sobre ella su dueño un despotismo que podremos llamar seductor, imponiéndole su voluntad con firmeza endulzada, a veces con mimos o carantoñas, y destruyendo en ella toda iniciativa que no fuera de cosas accesorias y sin importancia.
Benito Pérez Galdós
Aunque somos nuestro propio tiempo, a veces somos el tiempo de otros y otros son nuestro tiempo, a veces sin quererlo, a veces queriendo, a veces durmiendo, a veces despiertos.
Doménico Cieri Estrada
No hay ventura ni desgracia en el mundo, sino la comparación de un estado con otro, he ahí todo. Sólo el que ha experimentado el colmo del infortunio puede sentir la felicidad suprema. Es preciso haber querido morir, amigo mío, para saber cuán buena y hermosa es la vida.
Alexandre Dumas
Me rebelo, luego somos
Albert Camus
También está escrito: 'No tentarás al señor tu Dios [Variante: Otra vez está escrito: ‘No debes poner a prueba a Jehová tu Dios’]
Jesús de Nazaret
Las verdades de los hombres tienen que ser como piedras y los cargos que ejercen, como cántaros: pase lo que pase debe romperse el cántaro.
Ángel Ganivet
El egoísmo ha sido siempre la plaga de la sociedad, y lo que es más, mucho peor es la condición de la sociedad.
Giacomo Leopardi
Lo que no me gusta a veces es que soy demasiado juguetón
Alejandro Sanz
¿Quién es libre? Sólo el que sabe dominar sus pasiones.
Horacio