Dejaré que muera en mí el deseo de amar tus ojos dulces, porque nada te podré dar sino la pena de verme eternamente exhausto.
Vinicius de Moraes

Frases de Vinicius de Moraes - Dejaré que muera en mí el deseo de amar tus ojos dulces, porque nada te podré dar sino la pena de verme eternamente exhausto.

Más Frases


Dios lo que más odia después del pecado es la tristeza, porque nos predispone al pecado.
Agustín de Hipona
¡Yo desdeño la riqueza, pues no puedo adquirirla! ¡Además, soy muy feliz sin ella y no pienso envejecer!
Anónimo
La salud es un estado transitorio entre dos épocas de enfermedad y que, además, no presagia nada bueno.
Winston Churchill
La poesía es la ambición de discurrir, que aspira a verse cargada de más sentidos y ungida de más música, que el lenguaje ordinario.
Paul Valéry
Desearía que se desarrollara en todos los pueblos un consciente sentido de paz y el sentimiento de solidaridad humana, que puedan abrir nuevas relaciones de respeto e igualdad para el próximo milenio, que deberá ser de fraternidad y no de conflictos cruentos
Rigoberta Menchú
Nada prende tan pronto de unas almas en otras como esa simpatía de la risa.
Jacinto Benavente
De la misma manera debemos soportar la autoridad del príncipe. Si usa mal su autoridad o abusa de ella, no debemos albergar resentimiento, ni buscar venganza ni castigo
Martín Lutero
Y padeció la certidumbre espantosa de que no volvería a dormir en el resto de su vida
Gabriel García Márquez
Nuestro destino ejerce su influencia sobre nosotros incluso cuanto todavía no hemos aprendido su naturaleza; nuestro futuro dicta las leyes de nuestra actualidad.
Friedrich Nietzsche
Quisiera darte todo lo que nunca hubieras tenido, y ni así sabrías la maravilla que es poder quererte
Frida Kahlo