Dejaré que muera en mí el deseo de amar tus ojos dulces, porque nada te podré dar sino la pena de verme eternamente exhausto.
Vinicius de Moraes

Frases de Vinicius de Moraes - Dejaré que muera en mí el deseo de amar tus ojos dulces, porque nada te podré dar sino la pena de verme eternamente exhausto.

Más Frases


... sin un gran entusiasmo, sin la decisión de dirigir la mirada hacia abajo, sin la sed de conocer, sin la disposición a despojarse de toda presunción para ser alumno modesto, será imposible realizar ninguna investigación o hacerla bien.
Mao Zedong
Lo que no es moralmente admisible es la aprobación jurídica de la práctica homosexual. e ha querido legitimar un desorden moral. ha conferido indebidamente un valor institucional a comportamientos desviados, no conformes al plan de Dios: existen las debilidades Sentir la pobreza ajena como propia
Juan Pablo II
Muchos jueces son absolutamente incorruptibles; nadie puede inducirles a hacer justicia.
Bertolt Brecht
Un inventor es un hombre que pregunta ¿Por qué? al Universo y no permite que nada se interponga entre la respuesta y su mente
Ayn Rand
El arte de la guerra es como la medicina, siempre causando víctimas.
Voltaire
Yo he sido artista la mayor parte de mi vida y jamás he atacado a un compañero. Los grandes artistas no hacen eso. No hay que hacer eso.
Michael Jackson
Hay cosas que para saberlas no basta con haberlas aprendido.
Séneca
La juventud es el momento de estudiar la sabiduría; la vejez, el de practicarla.
Jean-Jacques Rousseau
Es importante que la empresa sea una familia, que las personas sientan que son parte de la empresa, y que la empresa sea como una familia para ellos
Larry Page
Los hombres intentan purificarse manchándose de sangre. Es como si, después de haberse manchado con barro, quisieran limpiarse con barro.
Heráclito