El sonido profundo de una enorme campana de templo budista resonaba con largos intervalos y la prolongada reverberación traía a la conciencia el Japón de antaño.
Yasunari Kawabata

Frases de Yasunari Kawabata - El sonido profundo de una enorme campana de templo budista resonaba con largos intervalos y la prolongada reverberación traía a la conciencia el Japón de antaño.

Más Frases


Quienes aceptan al mundo, es porque no se ocupan de él.Quienes se ocupan del mundo, no lo aceptan tal cual es
Lao-Tse
¡Llevemos la luz a la Tierra, seamos la luz de la tierra! Para eso tenemos alas, por eso somos rápidos, severos, viriles, incluso terribles, semejantes al fuego. ¡Qué nos teman quienes no saben calentarse ni alumbrarse con este fuego que somos!
Friedrich Nietzsche
¿De qué hubiera servido deshacer las maletas del olvido?
Joaquín Sabina
En el andén del tren del purgatorio preguntan quién quiere alquilarse un dormitorio en el vagón de la clase ejecutiva donde Dios, el Diablo y sus mortajas juegan los dos tu futuro a las barajas
Ricardo Arjona
La mayor parte de lo que llamamos gestión consiste en hacer difícil que la gente haga su trabajo.
Peter Drucker
En California no tiran la basura: la convierten en programas de televisión.
Woody Allen
Luz os es dada para bien y para malicia
Dante Alighieri
La única costumbre que hay que enseñar a los niños es que no se sometan a ninguna.
Jean-Jacques Rousseau
Es importante que la empresa sea una familia, que las personas sientan que son parte de la empresa, y que la empresa sea como una familia para ellos
Larry Page
(...) En París es distinto. La gente se aleja, la gente se va empequeñeciendo, y uno tiene tiempo, aunque no quiera, de decirle adiós. En África no, allí la gente habla, te cuenta sus problemas, y luego una nube de humo se los traga y desaparece, como desapareció Belano aquella noche, de golpe.
Roberto Bolaño