La ciencia, el arte, la justicia, la cortesía, la religión son órbitas de la realidad que nos invaden bárbaramente nuestra persona como hace el hambre y el frío; sólo existen para quien tiene voluntad de ellas.
José Ortega y Gasset

Frases de José Ortega y Gasset - La ciencia, el arte, la justicia, la cortesía, la religión son órbitas de la realidad que nos invaden bárbaramente nuestra persona como hace el hambre y el frío; sólo existen para quien tiene voluntad de ellas.

Más Frases


¡Ay mísero de mí! ¡Y ay infelice! Apurar, cielos, pretendo ya que me tratáis así, qué delito cometí contra vosotros naciendo; aunque si nací, ya entiendo qué delito he cometido. Bastante causa ha tenido vuestra justicia y rigor; pues el delito mayor del hombre es haber nacido.
Pedro Calderón de la Barca
Como quien escapa a través de las páginas de una novela, porque aquellos a quienes necesitamos amar son sólo sombras que viven en el alma de un extraño
Carlos Ruiz Zafón
Entre la inaccesible intención del autor y la discutible intención del lector está la intención transparente del texto que refuta una interpretación insostenible.
Umberto Eco
Mejor que el hombre entiende a los niños la mujer; pero el hombre es más niño que la mujer.
Friedrich Nietzsche
FÍGARO- Pues no es tan tonto, no, no es tan tonto
Pierre-Augustin de Beaumarchais
Pero ¿quién ignora que, al examinar cualquier fenómeno social en el proceso de su desarrollo, siempre se hallarán en él vestigios del pasado, bases del presente y gérmenes del futuro?
Lenin
Cuando hay libertad del condicionamiento mecánico, hay simplicidad. El hombre clásico es justo un paquete de rutina, de ideas y de tradición. Si sigues el patrón clásico, estás entendiendo la rutina, la tradición, la sombra - no te estás entendiendo.
Bruce Lee
Temer al amor es temer a la vida, y quienes temen a la vida ya están muertos tres veces
Bertrand Russell
Hay música en el suspiro de una caña; Hay música brotando de los surcos; Hay música en todas las cosas, si el hombre tenía las orejas; La tierra no es más que la música de las esferas.
Lord Byron
BASILIO- (...) ¡Querubín! ¡Querubín! ¡Le causaréis disgustos! Tanto va el cántaro a la fuente...
Pierre-Augustin de Beaumarchais