La ley natural es el principio y fuente de la civil; quien ignore la naturaleza, ignorará la política
Montesquieu

Frases de Montesquieu - La ley natural es el principio y fuente de la civil; quien ignore la naturaleza, ignorará la política

Más Frases


Soy una persona muy sencilla. A pesar de todo lo que me ha sucedido en mi vida, he tratado de seguir siendo la persona humilde de mis comienzos.
Luciano Pavarotti
Desde las posiciones marxistas no leninistas, hasta las posiciones social-demócratas que no hayan renunciado a la alternativa socialista frente a la sociedad capitalista, todo ello cabe en un Partido Socialista tal como cree el PSOE que debe ser un Partido.
Felipe González
Sin la menor duda, el afecto solicito hacia mi persona había impedido a mis amigos traerme algo tan peligroso como es el papel en blanco y ponerlo a disposición de las sílabas que incesantemente segrega mi espíritu.
Günter Grass
Que sea la íntima unión de las imágenes la que las cargue de emoción.
Robert Bresson
El sonido profundo de una enorme campana de templo budista resonaba con largos intervalos y la prolongada reverberación traía a la conciencia el Japón de antaño.
Yasunari Kawabata
El mercado está en manos de los poderosos. Dicen que el mercado es la libertad, pero a mí me gustaría saber qué libertad tiene en el mercado quien va sin un céntimo. Cuando se habla de la libertad hay que preguntarse: ¿La libertad de quién?
José Luis Sampedro
El hecho de que un creyente pueda ser más feliz que un escéptico es tan cierto como decir que el borracho es más feliz que el hombre sobrio.
George Bernard Shaw
No sé cómo podré ganarle seis partidas a Capablanca, pero tampoco sé cómo podrá ganármelas él a mí
Alexander Alekhin
Yo no tengo un problema en creer en Dios y en Jesús. Pero en Génesis uno tiene que preguntarse acerca de estas frases que simplemente siguen y terminan sin terminar. La idea es terminar. ¿De dónde Adam ir? ¿Qué está haciendo? ¿Hola? Tiene que haber algunas páginas perdidas.
Bill Cosby
Para sacudir todos los corazones con las vibraciones del propio corazón, es preciso tener los gérmenes e inspiración de la humanidad.
José Martí