En toda espiritualidad independiente, en toda voluntad autónoma, en toda inteligencia elevada, se presiente un peligro, por ello ofende y engendra desconfianza.
Friedrich Nietzsche

Frases de Friedrich Nietzsche - En toda espiritualidad independiente, en toda voluntad autónoma, en toda inteligencia elevada, se presiente un peligro, por ello ofende y engendra desconfianza.

Más Frases


El cristianismo se irá. Se desvanecerá y se encogerá. No necesito discutir eso, estoy en lo cierto y se demostrará. Somos más populares que Jesús ahora. No sé que desaparecerá primero: el rock and roll o el cristianismo. Jesús estaba bien, pero sus discípulos eran torpes y ordinarios. Eso es lo que lo distorciona y lo que arruina para mí.
John Lennon
Vinisteis, pues, hermanas para hacer el bien al prójimo.
Jerónimo Usera
La borró de la fotografía de su vida no porque no la hubiese amado, sino, precisamente, porque la quiso.
Milan Kundera
Para que la puerta de la se abra hacia dentro, es necesario retirarse un poco para poder abrirla: si alguien la empuja, cada vez la cierra más.
Søren Kierkegaard
La orquídea de noche esconde en su perfume el blanco de su flor.
Yosa Buson
Aquel a quien le gusta que le adulen es digno del adulador.
William Shakespeare
No vemos dos veces el mismo cerezo ni la misma luna sobre la que se recorta un pino. Todo momento es el último porque es único. Para el viajero, esa percepción se agudiza debido a la ausencia de rutinas engañosamente tranquilizadoras, propias del sedentario, que nos hacen creer que la existencia va a seguir siendo como es por algún tiempo
Marguerite Yourcenar
La esperanza es el peor de los males, pues prolonga el tormento del hombre.
Friedrich Nietzsche
Soy un militante incorregible del optimismo. Para no ser un estúpido, el optimista debe saber que el mundo puede ser un sitio muy triste. Sólo un pesimista encuentra cada día lo más nuevo. ¿Puede un hombre sensato darse el lujo de ser pesimista? Eso era un lujo para tiempos menos complicados.
Peter Ustinov
En la abundancia de agua, el tonto tiene sed.
Bob Marley