¡Llevemos la luz a la Tierra, seamos la luz de la tierra! Para eso tenemos alas, por eso somos rápidos, severos, viriles, incluso terribles, semejantes al fuego. ¡Qué nos teman quienes no saben calentarse ni alumbrarse con este fuego que somos!
Friedrich Nietzsche

Frases de Friedrich Nietzsche - ¡Llevemos la luz a la Tierra, seamos la luz de la tierra! Para eso tenemos alas, por eso somos rápidos, severos, viriles, incluso terribles, semejantes al fuego. ¡Qué nos teman quienes no saben calentarse ni alumbrarse con este fuego que somos!

Más Frases


Un beso es algo que no se puede dar sin recibir.
Anónimo
La mejor manera de luchar contra el terrorismo es muy sencilla: educar a la próxima generación.
Malala Yousafzai
El pato es feliz en su sucio charco porque no conoce el mar.
Antoine de Saint-Exupéry
No se puede ser un buen líder, a menos que te guste la gente. Es la mejor manera de obtener lo mejor de ellos
Richard Branson
La información supeditada a la diversión perjudica gravemente a nuestra democracia: conduce a un periodismo disfuncional que no informa a la gente. Y si la gente no está informada, no puede pedir cuentas al gobierno cuando es incompetente, corrupto o ambas cosas a la vez.
Al Gore
Uno no puede traer hijos a un mundo como este; uno no se puede plantear perpetuar el sufrimiento, ni aumentar la raza de estos lujuriosos animales que no poseen emociones duraderas, sino sólo caprichos y banalidades que ahora te llevan hacia un lado y mañana hacia otro.
Virginia Woolf
Es cierto que en todo arte es muy difícil aprender los puntos fuertes del maestro, pero en cambio, sus puntos débiles son imitados fácilmente. Estos no son, desde luego, de ninguna utilidad para sus discípulos.
Yamamoto Tsunetomo
La seguridad de los pueblos a mi mando, es el más sagrado de los deberes.
José de San Martín
Y sabemos la gran diferencia que existe entre obrar exclusivamente por motivos de religión y de conciencia, a obrar exclusivamente por motivos de temor y de respetos humanos.
Jerónimo Usera
Las gentes que nunca se preocupan por sus antepasados jamás mirarán hacia la posteridad.
Edmund Burke