Dejando a un lado unos cuantos escépticos, prototipos de decencia en la historia de la filosofía, los demás no tienen la más leve concepción de la integridad intelectual.
Friedrich Nietzsche

Frases de Friedrich Nietzsche - Dejando a un lado unos cuantos escépticos, prototipos de decencia en la historia de la filosofía, los demás no tienen la más leve concepción de la integridad intelectual.

Más Frases


Sin trabajo no hay talento excepcional ni genios
Dmitri Mendeléyev
Uno siempre necesita de alguien. No hay nada peor que sentirse despreciado o ignorado. La vida en pareja... es algo indispensable para vivir
Alejandro Sanz
Yo que crecí con Videla, yo que nací sin poder, yo que luche por la libertad, pero nunca la pude tener. Yo que crecí entre fachistas, yo que morí en el altar, yo que nací con los que estaban bien, pero a la noche estaba todo mal.
Charly García
No es fácil tratar con testarudos. No hay argumento que valga. Regla para tratar con ellos: Ninguna encina se derrumba al primer hachazo; una gotera quiebra la piedra más dura.
José Ortega y Gasset
Sí, en el toreo está presente la muerte, pero como aliada, como cómplice de la vida: la muerte hace de comparsa para que la vida se afirme.
Fernando Savater
Ningún gobierno puede sostenerse sin el principio del temor así como del deber. Los hombres buenos obedecerán a este último, pero los malos solamente al primero.
Thomas Jefferson
Comparte esta dignidad con todos sus hermanos humanos, sea cual sea su origen. El respeto de los derechos del hombre es también la toma de conciencia de la importancia de cada individuo en la historia del universo.
Hubert Reeves
Si sabes que nada puedes hacer contra tu destino, ¿por qué te produce ansiedad la incertidumbre del mañana? Si no eres tonto, goza del momento presente
Omar Jayam
Nadie encuentra la vida digna de vivirse. Uno mismo tiene que hacerla digna de ello.
Anónimo
El pequeño mundo de la niñez con su entorno familiar es un modelo del mundo. Cuanto más intensamente le forma el carácter la familia, el niño se adaptará mejor al mundo.
Carl Gustav Jung